Comparte este contenido

La unión hace la fuerza.


Ante un panorama incierto de regreso a las actividades normales, muchas comunidades unen esfuerzos para sobrevivir a la situación actual.

La mayoría de nosotros ha sido testigo del impacto negativo que la pandemia trajo consigo a las PyMes y negocios locales, más aún, a los negocios que dependen de la interacción persona a persona y que ahora, debido al confinamiento, han desaparecido, sin embargo, existen también pequeños grupos de comunidades que han logrado darle un giro a este problema y sobrellevar la situación de una manera más satisfactoria.

Esta crisis ha puesto a prueba la inventiva de las personas para idear formas innovadoras que incentiven la perpetuación de sus negocios y que además de adaptarse a las nuevas normas de sanidad, sigan dando empleo a todas las personas que colaboran con ellos.

También será necesario llegar a otras comunidades para dar a conocer la oferta de valor que cada uno de los negocios pueda ofrecer, por esta razón las ideas deberán contemplar dentro de su plan de ejecución, la creación de alianzas comerciales para que se pueda cumplir este objetivo de llegar a más gente.

Debido a nuestra necesidad por interaccionar con otras personas en un esquema que no sea totalmente digital; surgen modelos híbridos en los cuales existe un acercamiento físico entre personas, respetando las normas de sana distancia e higiene, y por otro lado, existe la opción de que todo el proceso sea virtual para no exponerse a la contracción de este virus.

Un ejemplo de un nuevo modelo híbrido lo encontramos en Mercado Unión, una iniciativa desarrollada por los fundadores de Mezcal Unión, quienes han logrado reunir a proveedores de alimentos y bebidas locales en sitios como restaurantes o cafeterías que no están en uso por la pandemia. En este nuevo esquema se reúnen los productos comestibles en un sitio y se ofrecen tanto física como virtualmente en una especie de mercado provisional que siempre está en constante limpieza y sanitización.

Sin duda alguna la crisis pone a prueba nuestra inventiva para adaptarnos a estos cambios inesperados que han impactado a nivel mundial a las comunidades, no obstante, la búsqueda de alternativas que permitan adaptar nuestros modelos de negocio tradicionales a esta nueva normalidad es un reto que debemos afrontar de una manera asertiva.

 

Se parte de la comunidad de eventos.

¿Qué piensas? Comparte tu comentario a la comunidad.