Comparte este contenido

¿Cómo tener privacidad sin pagar tanto dinero?


La gente de todo el mundo se está volviendo cada vez más emprendedora y está adoptando formas alternativas de empleo.

Además de cambiar las trayectorias profesionales de innumerables personas, la reestructuración de nuestra economía también cambiará en cómo y dónde trabajamos. Se requerirá que menos personas viajen diariamente a los cubículos de su oficina. Cada vez es más posible elegir el lugar de trabajo que mejor se adapte a sus necesidades.

Como autónomo o empresario de arranque, hay dos opciones populares de lugares de trabajo: cafeterías o espacios privados. Elegir un lugar de trabajo es una decisión muy personal. ¿Cuál es la mejor opción para usted? Considerar las siguientes ventajas y desventajas de cada lugar de trabajo le ayudará a tomar la decisión correcta.

Entre las ventajas de trabajar en un lugar destinado a clases privadas están:

Es un espacio de trabajo garantizado: Por muy silencioso sea un café, nadie te va a reservar una mesa para que puedas trabajar allí todos los días, e incluso si encuentras una mesa, puede que no esté cerca de una toma de corriente.

En un espacio de trabajo privado, usted elige el lugar en el que le gustaría trabajar todos los días. Usted también elige los días y las horas que le gustaría trabajar allí. Siempre tendrá acceso a una toma de corriente para conectar todos los dispositivos que pueda estar utilizando.

Conexión Wifi garantizada: Puede haber cafeterías que ofrezcan una buena conexión Wifi, pero la mayoría no garantiza un buen ancho de banda, y tampoco habrá nadie alrededor para resolver los problemas técnicos que puedan surgir. Y, por supuesto, la seguridad de la información que está transmitiendo y recibiendo tampoco está garantizada.

Seguridad: Además de la seguridad de la conexión Wifi y tus datos, los espacios de trabajo privados le ofrecen la posibilidad de dejar sus cosas desatendidas durante un tiempo sin tener que preocuparse de que le roben. Además, habrá alguien vigilando a las personas que entran y salen.

No es necesario que compre nada: Obviamente tendrá que pagar el alquiler del espacio de trabajo, pero no tendrá que pedir un café cada hora como lo tendría que hacer en una cafetería para poder pasar de 4 a 6 horas trabajando allí.

Silencio: En general, los espacios de trabajo privados son tranquilos. En cambio ¿quién le garantiza que en un café todos tienen que estar en silencio?

Salas para la celebración de reuniones y otros eventos: Otra cosa que los cafés no pueden ofrecer es un lugar para celebrar reuniones importantes con sus clientes. Aunque los cafés a menudo pueden ser lugares cómodos, no siempre son privados o no son lo suficientes. Por otra parte, los espacios de trabajo privados ofrecen salas para celebrar reuniones.

Nota: Las cafeterías son un lugar de trabajo que puede venir bien bajo circunstancias ideales, los cafés también pueden ser el mejor lugar para trabajar. Trabajar en los cafés puede proporcionar resultados inconsistentes, sin embargo, después de todo lo mencionado y dependiendo de su ubicación, puede ser un lugar incomodo en él que se le pedirá que se vaya o que siga comprando más cosas. Después de todo ¿A quién le gusta alguien que ocupa el espacio sin más?

¿Qué piensas? Comparte tu comentario a la comunidad.